Hotel Quirinale, un refugio de lujo en Roma

1

“Y cuando pensaba que no se podía estar mejor, empezó a sonar un piano en el jardín”. Parece un extracto de una novela, o de una peli, pero no, es tan real como que esa frase la dije yo contándole a unos amigos mi escapada a Roma.

Roma es una ciudad imprescindible. Pero acertar con el alojamiento es tan importante como acertar con las rutas que tienes programadas sobre el plano de la ciudad. Roma tiene barrios exquisitos, pero también los tiene decadentes y sucios, casi peligrosos. Cada vez que alguien ha comentado que está pensando en visitar Roma, lo primero que le digo es “Tengo el hotel perfecto en Roma“, y les hago descripciones como esa con la que he empezado este post.

Mesas de la cafetería que da al jardín y al fondo la terraza del restaurante Rossini Ventana de la habitación del hotel a la terraza

La elección del hotel tuvo varios pasos: leer recomendaciones de otros usuarios, visualizar la zona en Google Maps y ver las fotos del hotel. Por ese orden. El Hotel Quirinale se sitúa en la Via Nazionale, cerca de la estación Termini y a un paseo de algunos de los puntos más turísticos de la ciudad. Es un hotel clásico, de fachada color piedra y ventanas de lamas verdes. Las habitaciones también son clásicas, decoradas con gusto, con muebles y lencería de calidad. Tiene varios salones, cafetería, retaurante… hasta aquí parece todo habitual.

Y aquí viene lo que diferencia al Hotel Quirinale del resto de hoteles de Roma:

Publicidad

  • Un fabuloso jardín interior, grande, al que asoman las habitaciones. El restaurante tiene terraza al jardín, con lo que empiezas el día desayunando junto a los árboles y acompañado del sonido del agua de la fuente, cogiendo fuerzas con deliciosas tartas o bocadillitos salados. Como apunto en mi siguiente recomendación…
  • la cocina del hotel es excelente: el buffet del desayuno es 5*, o 5 tenedores, lo que sea que describa una calidad suprema en los alimentos (panes, bollería, fiambres) y una cuidadísima elaboración en los platos calientes, dulces…
  • Habitaciones con terraza. Es de lo que nos enteramos en los comentarios de otros usuarios en Atrápalo, sólo hay 5 habitaciones con terraza y nos pedimos una. Acierto total. Las terrazas miran al jardín, y es un lujo cuando en verano empieza a refrescar.
  • Clásico, pero con buen gusto. Yo no soy de gusto clásico, pero me rindo cuando la decoración está cuidada y los muebles y detalles son buenos de verdad. Me gustan las claraboyas y las escaleras antiguas sin todo está bien restaurado, como es el caso.
  • Restaurante Rossini. Si, sí. Es el compositor, cuya pasión por la cocina le llevó a crear estupendas recetas, algunas de las cuales se pueden degustar allí mismo. Es imprescindible probar este restaurante si vas a Roma, aunque no te alojes en el Hotel Quirnale.
  • El hotel tiene acceso directo a la Ópera, como puede verse en la foto. En él se alojaron grandes voces de este arte como María Callas o Enrico Caruso.
  • Algunas tardes y noches se abre el piano en la terraza del jardín, y cuando la música empieza a sonar te sientes muy afortunado por estar allí.

Pasillo que comunica con la Ópera de Roma desde el hotel Salón con claraboya, espejos enmarcados y cortinajes clásicos

Hotel Quirnale. Vía Nazionale, 7. Roma (Italia)

[widget widget_name=”avia_portfoliobox” widget_class_name=”newsbox” title=”También te gustará” count=”3″ cat=”15″ excerpt=”show title only”]

 

Publicidad

1 Comment
  1. […] Escoge un hotel céntrico. Podrás ver cantidad de monumentos importantes dando un paseo. Olvídate del Trastevere para […]

Leave A Reply

Your email address will not be published.