Odessa Club Dublin

3

Hay 1.000 maneras de viajar y cada uno de nosotros tenemos la nuestra particular: mochila al hombro, hotelazo de lujo, vistas panorámicas desde un autobús o recorridos infinitos a pie / guía en mano. Tengo un amigo que lo que le pirran son las iglesias y un tío que puede “perder” toda una tarde en un pueblecito de Italia charlando con los pescadores.

Mi manera de viajar es muy simple: me gustan las recomendaciones. No las de las guías. Las de las personas. Para mí el viaje ideal es llevando unos apuntes de alguien que haya vivido en el lugar que visito, que me descubre rincones únicos, me hace probar la gastronomía genuina de la zona y consigue que me impregne de la VIDA al ritmo que se vive allí. He visitado así las principales capitales europeas: París, Londres, Lisboa

Pero no siempre tengo la suerte de obtener esa información de primera mano. Entonces echo mano de un listado de notas que he ido actualizando con los años, a base de entrevistas a gente que me gusta. Artistas, escritores,… todos tienen un restaurante donde esconderse, un jardín donde perderse o una ruta que ninguna guía conoce. Así descubrí Odessa Club Dublin.

Carta del restaurante Odessa (Dublin) sobre una mesa vintage con lámpara de pantalla

Nuestra experiencia en Odessa Club Dublin

Publicidad

Marian Keyes, novelista irlandesa lanzada a la fama con “Sushi para principiantes”, recomendaba este lounge moderno como imprescindible en una ruta urbana por Dublín. Para ir a un concierto, tomar una copa, comer o disfrutar de su famoso brunchOdessa sorprende en un edifico de varias plantas con recepción desde donde te dirigen al Bar & Dining Room, Event Room o al Roof Bar. El día que yo estuve en Odessa Club fue para disfrutar de una de las mejores comidas que hice en Irlanda. La tengo dibujada y descrita en mi diario de viaje: Tomato soup, roast-beef sandwiches y legume salad, y una pinta de Murphy’s. Todo preparado en el momento con ingredientes frescos.

Salón del Odessa Club Dublin

Cuando la chica de recepción nos había compañado al Bar & Dining Room de Odessa, donde comimos, nada más entrar me había invadido una sensación de paz. Al estilo de grandes clubs de los 50s, la decoración estilo vintage vestía una gran sala con confortables sillones, paredes revestidas de madera y grandes pantallas de luz (de Santa & Cole!) repartidas en mesas bajas. Las ventanas estaban abiertas a una calle muy luminosa y poco transitada, y la música envolvía el lounge con notas de jazz-fusion asentando todavía más el ambiente relajado del salón. Después de toda una mañana recorriendo Dublín con grandes paseos, en Odessa Club Dublin pude reponer fuerzas con una comida excelente y relajarme en su distinguido lounge. Ya estaba lista para seguir recorriendo la ciudad, guiada por las notas de gente desconocida que me descubría sitios increíbles.

Odessa Club. 13 Dame Court. Dublin

Publicidad

3 Comments
  1. Susana says

    Me parece una idea genial lo de ir apuntando los lugares favoritos de tus favoritos. Nunca lo había pensado, pero “me lo apunto” la idea y el Odessa Club.
    Ay, la verde Irlanda…algún día, algún día…
    Un beso.

    1. Pau says

      Gracias Susana. Ya verás, si vas apuntando sitios, a la hora de viajar ya tendrás un buen archivo del que echar mano.
      Irlanda es preciosa, nos alegra que la tengas en el punto de mira “viajero”
      Besos guapa 🙂

  2. […] hemos comentado en otros viajes, lo mejor cuando visitas un lugar nuevo es dejarte guiar por alguien que viva allí. Ese fue el […]

Leave A Reply

Your email address will not be published.